Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 52 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 51 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

TORREDELVIGIA

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 2:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
Haz clic aqui
Que sabes de la palabra de Dios, averigualo ¡¡ Juega y Aprende.¡¡ Accede al menú desplegable .
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
Últimos temas
» La hipocresía de prohibir donar sangre
por TORREDELVIGIA Hoy a las 4:30 pm

» ORACIÓN DE ABRAHAM
por Hijo del Trueno Hoy a las 2:05 pm

» EL ARREBATAMIENTO POST-TRIBULACIONAL
por Hijo del Trueno Hoy a las 1:47 pm

» Afirmaciones Anti-Bíblicas de los Testigos de Jehová
por Hijo del Trueno Hoy a las 1:43 pm

» los TDJ reconocen que jehova no es el nombre de Dios
por Hijo del Trueno Hoy a las 1:28 pm

» Me podria alguien decir que es el nuevo nacimiento????
por Hijo del Trueno Hoy a las 1:15 pm

» SALVACIÓN POR FE NO POR OBRAS
por Hijo del Trueno Hoy a las 1:05 pm

» LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y SUS FALSEDADES
por Hijo del Trueno Hoy a las 11:53 am

» EL ARREBATAMIENTO Y LA SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR
por Hijo del Trueno Hoy a las 12:40 am

» MIRA ESTOS VÍDEOS Y SÉ SANO...
por Hijo del Trueno Ayer a las 11:15 pm

» ¿ Tuvo Jesucristo pensamientos IMPUROS, y tentaciones de la CARNE ?
por Kubrik7 Ayer a las 1:24 am

» Revelador vídeo del la Inmortalidad del Alma
por Hijo del Trueno Sáb Dic 20, 2014 11:51 pm

» Hablemos del evangelio de Juan en el cvapítulo uno y versículos 1 y 2
por Hijo del Trueno Sáb Dic 20, 2014 11:42 pm

» Los "Perros" Estaran Fuera.... ¿Pero Porque?
por Kubrik7 Sáb Dic 20, 2014 10:22 pm

» Pablo de Tarso Apóstol de Apóstoles
por Hijo del Trueno Sáb Dic 20, 2014 6:40 am

» RESPETAR LA OPINIÓN ERRADA ES PECADO
por iskonic Vie Dic 19, 2014 7:06 pm

» LUNAS DE SANGRE LA TÉTRADA FATAL
por Hijo del Trueno Vie Dic 19, 2014 5:51 pm

» Que significa la salvacion????
por Hijo del Trueno Vie Dic 19, 2014 4:51 pm

» LOS 144.000 SELLADOS
por Hijo del Trueno Jue Dic 18, 2014 11:08 pm

» La oracion con los Ojos cerrados
por iskonic Jue Dic 18, 2014 11:07 pm

» MENSAJE AL PUEBLO DE ISRAEL Y A TODO EL ORBE
por Hijo del Trueno Jue Dic 18, 2014 11:03 pm

» ¿Hay o no hay personas justas?
por Hijo del Trueno Jue Dic 18, 2014 10:50 pm

» LEY MOSAICA LEYES CIVICAS HUMANAS
por iskonic Miér Dic 17, 2014 8:11 pm

» Que puede hacer el Diablo en el cielo??
por TORREDELVIGIA Miér Dic 17, 2014 7:09 pm

» La Segunda Venida que es Presencia o Simbolica o Venida Literal???
por Hijo del Trueno Miér Dic 17, 2014 5:26 pm

» LA DOCTRINA DE LOS BAUTISMOS
por Hijo del Trueno Mar Dic 16, 2014 10:14 pm

» ¿Subió Elías para con Dios y los ángeles, al ser alzado al cielo?
por Hijo del Trueno Mar Dic 16, 2014 10:07 pm

» Juan 14,12 :"Obras más grandes"
por iskonic Mar Dic 16, 2014 9:17 pm

» los espíritus ¿Son demonios?
por iskonic Mar Dic 16, 2014 9:06 pm

» Tentación
por iskonic Mar Dic 16, 2014 8:27 pm

» 200 MILLONES La temida 3ª guerra mundial
por iskonic Mar Dic 16, 2014 7:50 pm

» NO DEBEN PREDICA EL EVANGELIO SIN ORDEN DIRECTA DEL SEÑOR JESUCRISTO
por iskonic Mar Dic 16, 2014 7:20 pm

» QUIENES SON LOS ESCLAVOS DEL PECADO
por iskonic Mar Dic 16, 2014 7:02 pm

» EL BAUTISMO CON AGUA FISICA NO SALVA DEL PECADO
por iskonic Mar Dic 16, 2014 6:39 pm

» Nacer de nuevo,¿el camino de la salvación?
por Hijo del Trueno Mar Dic 16, 2014 1:41 pm

» el bautismo no salva
por Hijo del Trueno Mar Dic 16, 2014 1:36 pm

» ¡EL NOMBRE DE DIOS NO ES JEHOVÁ NI YAVÉ!
por Hijo del Trueno Lun Dic 15, 2014 1:39 pm

» EL SEÑOR VIENE Y TRAE CASTIGO
por Hijo del Trueno Lun Dic 15, 2014 12:49 am

» Que opinan ustedes de los aplausos en la iglesia???
por yenilsa bornacelli Jue Dic 11, 2014 5:36 pm

» PRESENTACIÓN
por Philiberth Lun Dic 01, 2014 5:04 am

Concordancia Bíblica
Busca una palabra o un pasaje Biblico



BibleGateway.com
Busca la Palabra de Dios

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA

Mensaje por hgo1939 el Mar Oct 26, 2010 2:41 am

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1--- Introducción
Lunes --- Leer con oración: Jn 1:12; 3:3-5; 20:31
“Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios” (Ro 1:1)
EL SUMINISTRO ABUNDANTE
En cada serie del Alimento Diario recibimos una dirección de la palabra del Señor, con un suministro abundante, para continuar durante los próximos seis meses. Asimismo, en cada semestre, el hablar del Señor para nosotros puede ser comparado con un curso de actualización, por medio del cual nos preparamos para obtener “buenas calificaciones, o una mejor posición en una empresa”. Si nos disponemos a rumiar bien estas palabras y las practicamos en nuestro diario vivir, ciertamente progresaremos espiritualmente, y de este modo, nuestro vivir y obra serán aprobados por Dios.
El tema de esta serie es: “Apartado especialmente para el evangelio de la vida”. Al hablar del evangelio de la vida nos estamos refiriendo a la importancia de nacer de la vida de Dios y crecer en ella, para reinar con el Señor Jesús en la era venidera. Muchos cristianos aún no conocen la profundidad de este asunto.
Recientemente visité un país para tener comunión con un grupo de cristianos y les hablé acerca de la carga actual que el Señor nos ha dado, de predicar el evangelio del reino, es decir, el evangelio de la vida. Les mostré que predicamos tal evangelio porque el deseo de Dios es que Sus hijos crezcan espiritualmente y entren en el reino venidero para gobernar con Él. No obstante, el líder del grupo no comprendió el significado de la expresión “predicar el evangelio del reino”, pues, al igual que muchos cristianos, él entiende que la predicación del evangelio tiene como fin sólo el salvar a las personas, conduciéndolas para recibir a Jesús. Aunque esto es verdad, los hijos de Dios de modo general aún no han oído que el evangelio de Dios, según lo que Pablo nos mostró en su epístola a los romanos, incluye mucho más que la salvación de la condenación eterna.
Al leer el Nuevo Testamento, normalmente comenzamos por los cuatro evangelios, que en realidad, son un registro del vivir del Señor Jesús en la tierra. Con excepción del evangelio de Juan, los demás evangelios no muestran de una manera clara que la salvación de Dios tiene el propósito de que obtengamos la vida divina para entrar en el reino (Jn 1:12; 3:3-5; 20:31). Así que, si sólo le damos atención a los tres primeros evangelios, nos inclinaremos por imitar la manera de actuar del Señor Jesús con nuestro esfuerzo natural.
Por eso, inmediatamente después de los cuatro evangelios, el Espíritu Santo estableció la epístola a los Romanos para mostrarnos la carga especial que Pablo recibió de predicar el evangelio de Dios, que es completo, pues comprende el evangelio de la gracia y el evangelio del reino o de la vida. Esta epístola comienza así: “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios” (Ro 1:1).
En esta semana continuaremos viendo sobre el evangelio completo presentado por Pablo.
Punto Clave: El evangelio es completo.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Por qué no debemos dar atención sólo a los tres primeros evangelios?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Martes --- Leer con oración: Ro 3:24-25; 8:3; Col 1:21-22; 1 P 3:18
“De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” (Hch 10:43)
EL EVANGELIO DE LA GRACIA
Pablo empieza la epístola a los Romanos mostrando los dos aspectos del evangelio de Dios: el evangelio de la gracia, por medio del cual nos es anunciado que somos salvos de nuestros pecados al creer en Jesús, y el evangelio del reino o de la vida, por el cual nos es anunciado que obtuvimos la vida divina, pues recibimos a Jesús, el “Hijo de Dios” (1:4).
El primer aspecto, el evangelio de la gracia, nos presenta la solución del problema de nuestros pecados. Dios envió al Señor Jesús, “que era del linaje de David según la carne” (v. 3), a fin de redimir al hombre, puesto que, así como David, “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (3:23).
Aunque el Señor Jesús también era descendiente de David, al ser concebido por el Espíritu Santo por medio de María, sólo tenía la semejanza de carne de pecado, para condenar al pecado en la carne (8:3), pero no tenía la naturaleza pecaminosa.
Entonces, “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre” (He 2:14-15).
Aunque el Señor Jesús no cometió ningún pecado, fue crucificado en nuestro lugar y derramó Su sangre, a fin de que todo aquel que cree en Él reciba la remisión de sus pecados (cfr. Hch 10:43).
Esta es la gracia que recibimos: nosotros pecamos, pero Él derramó Su sangre por nosotros en la cruz. Nosotros éramos los injustos, pero Él, el Justo, murió en nuestro lugar para conducirnos a Dios (1 P 3:18). Éramos extraños y enemigos en nuestra mente y aunque hacíamos malas obras, nos reconciió con Dios por medio de Su muerte (Col 1:21-22). Por causa de la muerte de Su Hijo, Dios nos justificó y pasó por alto los pecados pasados (Ro 3:24-25). ¡Gracias al Señor!
Cuando confesamos nuestros pecados y creemos en el Señor Jesús, recibimos Su gracia salvadora. Muchos ya han sido alcanzados por este aspecto del evangelio, sin embargo, para muchos de ellos, el evangelio de la gracia significa elfin del propósito de Dios en sus vidas. Pocos saben que la redención para Dios es sólo el medio para recobrar al hombre para Sí y darle Su vida, pues Su deseo es que Sus hijos crezcan y maduren para que puedan reinar con Él. Mañana hablaremos sobre el otro aspecto que se refiere a Jesús como el Hijo de Dios.
Punto Clave: Nosotros cometimos pecados, pero Él murió para salvarnos.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Por qué fue necesario que Jesús muriera por nuestros pecados?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Miércoles --- Leer con oración: Mt 16:18-19, 24-27; Jn 1:12; 3:15; 1 Jn 5:11-12
“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mt 16:24)
EL EVANGELIO DEL REINO
El evangelio del reino o de la vida se refiere a Jesús como el Hijo de Dios. Según este aspecto del evangelio completo de Dios, el Señor no sólo nos libra de nuestros pecados, sino que también nos da la vida divina para que entremos en el reino de Dios. El reino y la vida están íntimamente relacionados: para formar parte del reino de Dios, es necesario que tengamos la vida de Dios, conforme a lo que el Señor Jesús le dijo a Nicodemo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios (...) el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Jn 3:3, 5).
Primeramente, necesitamos recibir el evangelio de la gracia para ser recobrados y regenerados, reconciiarnos con Dios, recibir la vida divina y eterna para llegar a ser Sus hijos (Jn 1:12; 3:15; 1 Jn 5:11-12). Sin embargo, aún necesitamos del evangelio del reino, que se refiere al crecimiento de la vida de Dios en nosotros a fin de poder reinar con Él. Para que la vida divina crezca en nosotros que creímos en el Señor, Él reveló la iglesia en Mateo 16:18. La vida de la iglesia es el camino que nos lleva al reino, pues ella tiene las llaves del reino de los cielos. Cuando la vivimos de manera normal, el reino nos es abierto (v. 19).
Además, el evangelio del reino, según la revelación de Mateo 16, también es para tratar con el problema del alma del hombre. En este capítulo, el Señor no habló nada sobre el problema de los pecados, que fue solucionado por medio de Su muerte, sino que dejó muy claro que, si alguien desea seguirlo, el punto más importante es negar la vida del alma, es decir, negarse a sí mismo (v. 24). La vida de la iglesia es el ambiente ideal para que eso suceda, porque en ella tenemos muchas oportunidades para negar nuestra vida del alma y así, salvarla.
Por vivir en el alma, el hombre termina fortaleciendo su vida natural y se habitúa a vivir de manera independiente de Dios. Por eso muchos cristianos encuentran dificultades para negarse a sí mismos. Pero, si hoy no negamos nuestra vida del alma, renunciando a nosotros mismos, no podremos salvarla después, “porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” (v. 25). Debemos saber que nuestra vida natural no tiene ninguna relación con el reino de Dios. Si queremos seguir insistiendo en que nuestra vida del alma sobreviva, no creceremos y en consecuencia, perderemos nuestra alma, es decir, se nos impedirá entrar en la manifestación del reino de los cielos (vs. 25-27).
Con el propósito de que neguemos la vida del alma, el Señor, después de nuestra salvación, nos puso en la vida de la iglesia. Esta también es la razón por la cual predicamos el evangelio del reino, para que aquellos que ya tienen la vida de Dios aprendan a vivir en el espíritu y vean que Dios desea que Sus hijos crezcan hasta la madurez, a fin de que reinen con Cristo.
Punto Clave: El reino es un asunto de vida.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Cuál es el punto principal para vivir la vida de la iglesia?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Jueves --- Leer con oración: Mt 16:22-23
“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Ro 8:14)
VIDA PARA TODOS
A lo largo de los años, el hombre se acostumbró a vivir no sólo en el pecado, sino también en la vida del alma. Por medio del evangelio de la gracia, recibimos la remisión de los pecados y nacimos de nuevo, solucionando así el primer problema. No obstante, para nuestro crecimiento espiritual encontramos el obstáculo de la vida del alma. A fin de eliminar este impedimento necesitamos del evangelio del reino.
El hecho de vivir por medio de la vida del alma es algo que desagrada mucho a Dios, ya sea en su lado bueno o malo. Dios no aceptará ningún tipo de servicio hecho en el lado bueno del alma y mucho menos, en el lado malo. En realidad, Él no desea que el hombre viva por su vida del alma, pues ésta impide que Su voluntad se realice (Mt 16:22-23). Si vivimos por la vida del alma, corremos varios riesgos.
Dios desea que vivamos por Su Espíritu, que mora en nuestro espíritu. Cuando invocamos el nombre del Señor, leemos y oramos Su Palabra, nos volvemos al espíritu y somos fortalecidos interiormente para negarnos a nosotros mismos, y así permitimos que la vida divina crezca en nosotros.
Ahora estamos practicando el proyecto “Vida para todos”, que tiene el propósito de dispensar la vida divina por medio de la predicación del evangelio del reino. Sin embargo, si la vida de Dios no ha crecido en usted, ¿Cómo podrá llevarla a los que están sedientos de ella? Debemos renunciar a nuestra vida natural para que la vida de Dios ocupe el espacio dejado por ella. Dios nos apartó especialmente para que prediquemos el evangelio de la vida. Él tiene una comisión especial para cada uno: Su vida necesita crecer día tras día en nosotros a fin de que la propaguemos. ¡Aleluya!
Punto Clave: Renunciar a nosotros mismos para crecer en vida
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Cuál es la condición ideal para llevar vida para todos?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Viernes --- Leer con oración: Gn 1:2; Job 38:6-7; Is 14:12; Ez 28:13-17
“Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro” (Is 45:18)
EL FRACASO DEL PRIMER MINISTRO
Cuando Dios creó la tierra, no la hizo desordenada y vacía, como se relata en Génesis 1:2. Al crear los cielos y la tierra los hizo hermosos y llenos de luz (Job 38:4-7; Is 45:18). Dios necesitaba tener un ministro para que le sirviera y cooperara con Él en este universo tan perfecto.
En Isaías 14 vemos que fue Lucero el primer ministro a quien Dios le incumbió la tarea de cuidar el universo que había creado. Al principio fue un buen ministro, llamado también, hijo de la mañana (v. 12). El libro del profeta Ezequiel muestra que éste era llamado querubín protector; en la versión en portugués dice que fue ungido, y estaba en el santo monte de Dios. Ser ungido significa que Dios le había dado una comisión para que ejecutara algo; mientras que estar en el santo monte significa que tenía una posición destacada. Él servía en Edén, el huerto de Dios, y había sido equipado con todo tipo de ministerios (representados por las piedras preciosas que lo cubrían). Él era alguien que poseía cualidades y capacidades muy especiales (28:13-14).
En el versículo 15 leemos: “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad”. Dios le dio una comisión porque era perfecto en todos sus caminos, pues no le habría entregado el gobierno del primer mundo sin antes haberlo calificado para servirle. Debido a sus capacidades, Lucero recibió más dones y por ello llegó a sobresalir de entre los demás.
Pero en el versículo 16 leemos: “A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector”. Esto muestra que su caída fue gradual. En la multitud de sus contrataciones, poco a poco, se fue manifestando su iniquidad; su interior se llenó de iniquidad y pecó.
El motivo que llevó a Lucero a pecar está descrito en el versículo 17: “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti”. Lucero era el querubín grande, protector de Edén, pero fue arrojado por tierra por haberse enorgullecido por su hermosura y capacidad. Su error fue dejar que su orgullo lo dominara. Por causa de su esplendor, su sabiduría se corrompió. Dios le había entregado el mundo para que lo gobernara, pero su corazón se enalteció, por eso Dios no lo pudo tolerar más y lo arrojó por tierra.
El orgullo es un problema del alma. Todos nosotros tenemos una naturaleza caída, en la cual existe esta característica que nos hace sentir siempre mejores que los demás. Así que, ese fue el motivo de la caída de Lucero, el primer ministro comisionado por Dios. Que el Señor nos libre de ser dominados por el sentimiento de la autoexaltación.
Punto Clave: Dios necesita de ministros que cooperen con Él.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Cómo debemos tratar con el orgullo?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Sábado --- Leer con oración: Gn 3:5, 7, 9, 21; Is 14:13-14; Jn 1:29; Ro 5:9
“Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira” (Ro 5:9)
LA JUSTIFICACIÓN QUE VIENE DE DIOS
Isaías 14 describe que Lucero sobresalió de entre los demás ángeles (vs. 13-14), pues se le dieron muchos dones y mucha capacidad. Puesto que era muy dotado, fue cumpliendo sus tareas y recibió de Dios posiciones cada vez más elevadas. Este es un proceso normal, pero hubo un momento en que se exaltó. Dios lo había puesto por encima de los demás ángeles, y lo había constituido como el principal de entre los tres arcángeles. Él debía estar satisfecho, pero no fue así.
En el versículo 14 su orgullo se manifestó: “sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”. Él se convirtió en el principal de los arcángeles, pero por causa de su soberbia se sintió muy capaz y quiso subir aun más.
Cuando ya no podía subir más, Lucero quiso ser igual a Dios. Sin embargo, no recordó que era tan sólo una criatura, y Dios era su Creador. ¿Cómo puede una criatura querer compararse con el Creador? Por causa de su orgullo, Dios lo lanzó por tierra. Esto debe servirnos como advertencia, a fin de que nunca nos enorgullezcamos.
Cuando Adán comió del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal que Eva le ofreció, sus ojos fueron abiertos (Gn 3:7). Por haber adquirido la capacidad de discernir entre el bien y el mal, ambos vieron que estaban desnudos y así no podían agradar a Dios. Al darse cuenta de que la desnudez era algo vergonzoso, relacionado con el pecado, cosieron hojas de higuera e hicieron delantales para sí. Esa fue la manera que encontraron para justificarse, pero, el hombre por sí mismo, no logra cubrir su desnudez.
Cuando oyeron la voz de Dios que se paseaba en el huerto, se escondieron de Su presencia. Entonces Dios llamó al hombre, y le dijo: “¿Dónde estás tú?” (v. 9). Adán necesitaba de la presencia de Dios, y Dios también necesitaba de la presencia de Adán. Él sabía que Adán se escondió porque estaba desnudo, por vergüenza de su pecado. Así que, usó unas vestiduras de pieles, probablemente de un cordero, para vestirlos (v. 21). Esto prefigura al Señor Jesús como el Cordero de Dios, que murió por nosotros, derramó Su sangre y nos justificó (Jn 1:29; Ro 5:9)..
Punto Clave: Cristo, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Por qué Dios sustituyó las vestiduras de Adán?

APARTADO ESPECIALMENTE PARA EL EVANGELIO DE LA VIDA
Semana 1 --- Introducción
Domingo --- Leer con oración: Gn 4:2-5, 8; 8:21; Sal 23:2; 1 Co 5:6; He 9:22; 11:4
“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella” (He 11:4)
SERVIR SEGÚN LA DETERMINACIÓN DE DIOS
Después de haber sido expulsados del huerto, Adán y Eva tuvieron dos hijos. El menor, Abel, comenzó a criar ovejas, y el mayor, Caín, fue labrador (Gn 4:2).
Sucedió que al cabo de algún tiempo, ambos llevaron ofrendas al Señor. Abel probablemente se dio cuenta, por el testimonio de sus padres, que sin derramamiento de sangre no se hace remisión (He 9:22), por eso ofreció de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Caín, por su parte, trajo del fruto de la tierra una ofrenda al Señor.
Sabemos que Dios se agradó de Abel y de su ofrenda, mientras que de Caín y de su ofrenda no se agradó (Gn 4:4-5). Veamos por qué fue aceptada la ofrenda de Abel.
Para ofrecer una oveja, primero tenía que haber derramamiento de sangre; después existía la necesidad de quitar su piel; finalmente sacar la grosura y quemarla. La sangre derramada es para solucionar el problema de nuestros pecados. La piel representa a Cristo como nuestra cobertura para la justificación. Y la grosura, al ser quemada, produce humo que sube a Dios como un olor grato (8:21a), esto simboliza que Dios nos reconcilió Consigo mismo. Fue por eso que Dios se agradó de la ofrenda de Abel (4:4).
A diferencia de Abel, Caín era un labrador de la tierra (v. 3). Un labrador trabaja la tierra incluso antes de que el sol salga, y continúa trabajando a pleno sol. Caín escogió ese camino y ofreció del fruto de su trabajo a Dios, por pensar que Él seguramente lo aceptaría. Esa es la manera de pensar del hombre natural. Todos los hombres quieren servir a Dios y hacerlo de la mejor manera, sin embargo, si no viven en el espíritu, Dios no aceptará su ofrenda, como tampoco aceptó la de Caín (v. 5).
El servicio de Abel, que pastoreaba ovejas, era más tranquilo. Él no necesitaba despertarse muy temprano, porque las ovejas no pueden comer el pasto húmedo por el rocío, puesto que eso les provocaría una indigestión. Abel debía esperar que el sol saliera y secara el pasto. Este no es un trabajo arduo, pues un pastor de ovejas no necesita cortar el forraje ni llevar agua a las ovejas. El salmo 23 dice que el pastor lleva a las ovejas a lugares de delicados pastos y después las deja descansar junto a las aguas (v. 2). El pastor de ovejas no necesita hacer nada, sino que se queda sentado esperando y disfrutando a Dios.
Al ver a su hermano, Caín debió haber imaginado: “Yo estoy sudando al sol y tú descansas”, y posiblemente debió haber concluido: “Mi hermano vive muy tranquilo, mientras que yo trabajo arduamente. Seguramente Dios se va a agradar de mí y del sudor de mi trabajo”. Caín no entendía que Dios desea que el hombre Le sirva según Su determinación.
Abel fue aceptado porque ofreció según la determinación de Dios. Él criaba ovejas sólo para ofrecer la grosura, la parte más rica de la oveja a Dios. Su ofrenda tenía la sangre, la piel y la grosura, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas (He 11:4).
Entonces, Caín se quedó insatisfecho porque Dios aceptó la ofrenda de Abel y no aceptó la suya (Gn 4:5). Él no entendía por qué no podía agradar a Dios con su labor, y su hermano, que tenía una vida más tranquila, podía hacerlo. Esto produjo una insatisfacción en contra de Dios. Como resultado de servirle en la vida del alma, Caín se ensañó en gran manera, y su semblante decayó, pues no comprendía cómo el fruto de su esfuerzo no había sido aceptado por Dios. Además de la insatisfacción, tuvo celos de su hermano y por eso lo mató (v. 8). Esta es la historia de todos aquellos que viven en la vida del alma.
Cuando el hombre tiene alguna insatisfacción, la cual, si no es controlada, ciertamente crecerá. En la iglesia, muchas veces usted es ayudado por los hermanos y a veces un hermano lo corrige y le muestra lo que no es adecuado en usted. Si es una persona que está acostumbrada a vivir por la vida del alma, en vez de aceptar esa ayuda como beneficio, comenzará a argumentar, a justificarse y a quedarse insatisfecho. Este es el resultado de vivir en la vida del alma. Si no trata con esa insatisfacción, ésta se desarrollará y, como la levadura puesta en la harina, leudará todo (1 Co 5:6).
Que el Señor nos guarde del orgullo, de la insatisfacción y de servirle según nuestra propia manera y opinión. Seamos sencilos como Abel y sirvamos a Dios según lo que Él determinó. ¡Amén!
Punto Clave: Servir a Dios según Su determinación.
Su punto clave es:
Pregunta: ¿Qué lección aprendemos del servicio de Caín y de Abel?


hgo1939
Aprendiz
Aprendiz

BARRA DE FE:
0 / 1000 / 100

Mensajes: 1
Fecha de inscripción: 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.